Seguidores

27 febrero 2015

Toda mi vida me la pasé diciendo que nunca quería vivir la muerte de nadie cercano, y fue así hasta hoy. Enterarme que mi abuela en un segundo pasó a no estar más fue la peor patada en el pecho que me dieron, hasta hoy. Todavía no lo creo, no lo entiendo, estoy esperando que vengan y me digan que es mentira, que mi abuela está bárbara como siempre y me está esperando para ir a almorzar las mejores milanesas de todo el mundo. 
La voy a extrañar como a nada, porque por más que no la veía todos los días yo sabía que estaba ahí conmigo, apoyándome y dándome ganas de seguir en todo. Sabía que me estaba esperando en cualquier momento para que yo vaya a visitarla. 
No sé cómo seguir, no sé que hacer. Hoy fue el peor día, los peores momentos, por lo menos hasta hoy. Ver a mi abuela en un cajón y mirarla esperando que se mueva y que no lo haga fue la peor sensación de mi vida. 
La necesito conmigo, enseñándome a vivir, a valorar la vida, a seguir luchándola sin importar lo que digan o lo que hagan, 
Ojala exista eso de la vida del otro lado, que se encuentre con toda su familia y me siga cuidándome desde arriba. Ojala exista eso de tener un ángel y que ella sea el mío, que esté conmigo siempre, que sea mi sombra y me cuide.
Qué descanses en paz, y que sea lo que pase del otro lado te tenga en la gloria, en sector vip como vos te lo mereces. Te amo abuela.